Logo blanco
Foto de nota principal
Aves 25/03/2020 M.V Guillermo Zacañino

Manejo de comederos en la crianza de parrilleros

Es normal en la industria avícola que todos los involucrados en la misma miran con mucho interés el área de la nutrición.

Desde el dueño hasta el galponero, siempre están pensando y opinando con respecto al alimento balanceado y supuestos “problemas nutricionales “.

Cuando nombramos la palabra “Nutrición “estamos abarcando un área muy amplia, empieza en la fórmula y termina en el comedero; en el camino tenemos la compra de las materias primas, recepción y conservación de las mismas, la elaboración propiamente dicha (dosificación, molienda, mezclado, pelleteado y enfriado) expedición y transporte, almacenaje en la granja y distribución en el galpón.

En este simple artículo y a título de recordatorio, quiero abordar uno de los extremos, que generalmente nunca lo tenemos en cuenta, los comederos (tanto automáticos como tolvas).

Durante la crianza un pollito bb ingresa con 42 g de peso y termina a los 48 o 49 días con 3 a 3,2 kg., esto va acompañado de 4 o 5 alimentos diferentes para cubrir los requerimientos en las diferentes etapas.

Lo mismo ocurre con los comederos, donde come bien un pollo de 3 kg. no ocurre lo mismo con un bb, o donde comen 80 pollos de 200 g no podrán comer la misma cantidad de aves con 3,2 kg.

Por lo tanto, donde servimos la comida durante la crianza va cambiando y aumentando a lo largo de la misma.

También muchas veces nos encontramos que a este dinamismo lo quieren resumir, saltear algún paso, y es común encontrar pollos muy chicos comiendo, o mejor dicho intentando comer en comederos muy elevados o platos con perfil alto o pollos grandes comiendo y volcando alimento en bandejas de bb.Para los pollitos recién ingresados y durante los primeros días el mejor comedero es simplemente el Papel, esto les da gran disponibilidad y de fácil acceso a los animales.

Es importante empapelar gran parte de la madre, el porcentaje depende de la época del año y el tamaño de la misma, pero ante la duda siempre es preferible demás que de menos.

 

La distribución del alimento debe ser poca cantidad y repetir esta operación varias veces al día (4 a 5 veces), principalmente si la presentación es en harina. De este modo obligamos a los animales a consumir todo lo servido y minimizamos la selección inevitable que realizan con los pedazos de maíz, poroto, etc.  y también al ofrecer alimento “fresco” estamos estimulando el consumo.

También tienen que estar los comederos automáticos apoyados en la cama y regulados para esta edad. Esto es importante para que se vallan acostumbrando al sistema definitivo de alimentación.

Las bandejas plásticas también suman, no hay que llenarlas de alimento, se deben manejar con poca cantidad, 1 kg por bandeja aproximadamente como en el papel, por supuesto que éstas aguantan más días de la crianza.

Hay en el mercado unas tolvas plásticas especiales para los primeros días de la crianza; éstas se pueden acoplar a los comederos que estén diseñados para tal fin, o llenarlas manualmente.

Los platos de aluminio de las tolvas comunes eran muy usados para los primeros días, por suerte cada vez menos; no es un buen comedero, son muy altos, si ponemos poco alimento como es lo correcto queda el cono en el medio que le dificulta al pollito moverse dentro. Si los llenamos, tardan mucho tiempo para consumirlo y el alimento se pone viejo, los pollos lo llenan de cáscara, duermen y defecan sobre él.

Con respecto a la regulación de los comederos en pollos adultos los manuales muy bien explican cuál es la altura recomendada: “el borde del plato tiene que estar a la misma altura del lomo del pollo”.

En la diaria vamos a encontrar muchas variables:

Las marcar y diseños de comederos: los platos tienen diferente profundidades y altura del borde.

La presentación física del alimento: este puede ser en harina y la misma con diferentes granulometrías o pelleteado con diferentes calidades de pellets. 


Lo básico que tenemos que lograr es que las aves puedan comer cómodas, pero no echadas, que no vuelquen y que no puedan escarbar con el pico y elegir fácilmente.

La altura que tenemos que colocar el comedero va muy relacionado con la regulación de la apertura y el nivel de alimento en el plato.

Si preferimos trabajar con comederos más bien bajos los platos tienen que regularse con poco alimento, de ésta forma vamos a evitar que puedan elegir, que vuelquen y que coman echados.

Si lo vamos a manejar con mayor altura nunca deba superar la del lomo, la regulación de llenado del plato tiene que ser mayor, caso contrario no llegarán los pollos al fondo del plato.